4 FORMAS DE VENCER A LOS COMPETIDORES EMPRESARIALES

La competencia o competencia está en todas partes. En todos los ámbitos de nuestra vida, la competencia es muy fácil de encontrar. La competencia empresarial también entra en la categoría de competencia que a menudo encontramos, especialmente para los colegas de Career Advice que trabajan como empresarios, empresarios o gerentes de una empresa.

La era digital ha logrado hacer que la competencia empresarial sea cada día más dura. Cuando nuestra empresa lanza una innovación que capta la atención de nuevos clientes, pronto otra empresa comienza a emitir la misma innovación o una innovación más sofisticada que la nuestra.

En otras palabras, los avances tecnológicos realmente nos ayudan a crear nuevas innovaciones para ser superiores a otros competidores. Muchas veces, esta situación hace que los empresarios se sientan incómodos porque, por supuesto, nadie quiere ser rivalizado. Especialmente si su negocio o negocio se “cierra” porque ya no pueden competir con otros negocios.

Pero siempre debemos recordar que la competencia es algo natural y ciertamente ocurrirá dondequiera que estemos. Para ello, debemos tener estrategias poderosas para superar a nuestros otros competidores comerciales y seguir siendo una de las mejores opciones para nuestros consumidores. Aquí hay 4 formas en que podemos aplicar en este sentido. Vamos, juntos nos referimos a la explicación.

1. Resalte nuestras fortalezas y cubra todas nuestras debilidades.

Nunca tenga miedo de competir, aunque sabemos que nuestros competidores ofrecen productos o servicios de alta calidad a precios más bajos, tenga la seguridad de que siempre podemos ganar esta competencia comercial.

Como un humano que tiene debilidades y fortalezas. Cada negocio también tiene un punto débil que podemos aprovechar y superamos los productos y servicios que ofrecemos a los clientes.

También necesitamos tener un negocio que sobresalga en el servicio al cliente. Por lo general, las empresas que sobresalen a menudo se olvidan de “cuidar” de sus clientes. ¿Por qué? Porque creen que los clientes no dejarán estos productos y servicios solo por un mal servicio al cliente.

¡NO! está mal pensar. Se conozcan o no nuestros productos y servicios, siempre debemos prestar atención a la calidad de nuestro servicio al cliente. Además, para que seamos competitivos, debemos resaltar todas las fortalezas de nuestro negocio y cubrir todas las deficiencias del negocio con todas las ventajas que tenemos.

Entonces, nuestro trabajo es encontrar los valores valiosos de la empresa y cubrir todos los huecos de la empresa con las ventajas que tenemos. Por ejemplo, debido a que nuestro negocio aún es muy pequeño, solo tenemos unos pocos empleados que pueden distribuir productos a los clientes, pero contamos con recursos humanos muy confiables para atender a los clientes a través del correo electrónico, el teléfono y las redes sociales. Aunque no tenemos suficiente personal, los clientes realmente aprecian nuestros servicios comerciales.

2. Manejar bien las finanzas de la empresa.

Trate de no adherirse al principio de “grandes apuestas en lugar de postes”, lo que significa que los gastos son más de lo que ganamos. Cuando hacemos negocios, necesitamos asignar los fondos lo mejor que podamos, para que cada producto producido y cada servicio creado sea verdaderamente efectivo. No hay exceso de desperdicio de productos que no se agotan.

¿Puede esto derrotar a nuestros competidores comerciales? Si claro. Podemos utilizar la asignación correcta de fondos para crear productos u otros servicios que sean más efectivos y más atractivos para los clientes. Los fondos restantes también se pueden utilizar para publicidad, por lo que aumenta el porcentaje de ventas.

No solo eso, administrar las finanzas corporativas también puede maximizar el valor de nuestro negocio, lo que nos permite minimizar el desperdicio. Para que este paso sea exitoso, también debemos contactar a nuestros clientes de manera intensiva. Por ejemplo, pedir a los clientes comentarios sobre nuestros productos o servicios. Al contactarlos intensamente, podemos comprender las razones por las que los clientes prefieren nuestros productos o servicios, en lugar de los productos y servicios ofrecidos por la competencia.

Descubra cómo necesitamos mejorar la calidad para ser superiores a los productos de la competencia, qué características adicionales se necesitan y qué cosas son menos atractivas que nuestros productos y servicios.

3. Expulsar a los grandes clientes potenciales.

Aunque nuestro negocio no es demasiado grande y exitoso, no tenga miedo de perseguir clientes potenciales más grandes. Quién sabe, porque la excelencia comercial que tenemos realmente los hace trabajar juntos.

¿Por qué tenemos que buscar clientes más grandes y potenciales? Porque, en general, los grandes clientes entregan muchos proyectos y pueden aumentar nuestros ingresos comerciales a gran escala. No solo eso, también podemos volvernos populares.

A menudo, las pequeñas empresas que trabajan con grandes clientes serán fácilmente reconocidas por el público. Esto nos facilitará la obtención de nuevos clientes. Y, por supuesto, un valor añadido que puede no pertenecer a nuestros competidores comerciales.

4. Conozca las cifras importantes para nuestro negocio.

Desafortunadamente, todavía hay muchos emprendedores que no conocen los números críticos que pueden destruir su negocio. Bueno, aquí hay algunos números importantes que debemos conocer como empresarios o emprendedores, especialmente para aquellos de nosotros que estamos comenzando una startup.

– ACV (Valor promedio del cliente) o lo que comúnmente llamamos “Valor promedio del cliente”. Este valor se centra en cuánto dinero ha gastado el cliente medio en nuestro producto o servicio durante un determinado período de tiempo.

– CPA (Cost per Acquisition) o “Cost per Acquisition”, que es el costo que gastamos cada vez que obtenemos un nuevo cliente.

– ROI (retorno de la inversión) es el retorno de la inversión asignado a una campaña de marketing.

– El punto de equilibrio o serie, es decir, el volumen de ventas que necesitamos para cubrir los costes de venta.

Tenga en cuenta que cada negocio tendrá números diferentes, pero las cuatro métricas anteriores proporcionarán números importantes que deben conocerse al administrar un negocio. Si ya conocemos los números críticos anteriores, entonces podemos encontrar una brecha definida para poder superar a los competidores comerciales.

Deja un comentario