En tiempos de incertidumbre económica como el actual, muchos de los que se atreven a dar el salto al mundo empresarial suelen pensar en la franquicia como una apuesta segura. Son marcas muy conocidas, tienen aceptación popular y mucho del trabajo de marketing y promoción que hemos hecho desde el principio. Con estos mimbres, es fácil pensar que si nos esforzamos, nada puede salir mal. Sin embargo, antes de embarcarse en el universo franquiciado Hay una serie de factores que debemos tener en cuenta.

  1. Elija una franquicia adecuada para usted

Todos estamos más o menos de acuerdo en que las grandes franquicias, aquellas que son conocidas en todo el mundo y gozan de una gran popularidad, son a priori una apuesta “más segura” que las que apenas conocemos.

No solo tienen una mayor capacidad para atraer clientes por su cuenta (sin fines de lucro), sino que tienden a ofrecer un mejor soporte y asesoramiento técnico. Sin embargo, la otra cara nos dice que estas grandes franquicias tienden a ser mucho más caro y exigente, por tanto, puede costarnos más rentabilizar los primeros años.

  1. ¿Cuánto deberíamos invertir?

Saber desde el primer momento cuánto nos puede costar la inversión inicial en nuestra franquicia definirá nuestras opciones, y nos colocará de manera mucho más realista en el mercado. Las franquicias gigantes como McDonald’s pueden representar una inversión inicial de más de un millón de euros , mientras que otras más «modestas» y poco conocidas por el gran público se pueden ahorrar con una inversión de algo menos de 10.000 euros.

  1. Conoce las condiciones

Más allá de la inversión inicial, muchas franquicias generalmente requieren que compremos nuestros suministros a algunos proveedores , que suelen recibir un trato exclusivo.

Por un lado, esto puede ser beneficioso para nosotros, ya que nuestra franquicia puede haber hecho acuerdos con proveedores para que los suministros no sean más baratos pero, si no, podemos encontrarnos atados a un proveedor que no nos convence y que imponemos precios más altos que los de la competencia.

  1. Asegúrese de ser el «dueño» de su vecindario

Una de las peores cosas que nos puede pasar como franquiciados es descubrir cómo, seis meses después de abrir nuestro negocio, otra franquicia de la misma franquicia abre a unas cuadras de nuestro mismo barrio.

¿Cómo podemos prevenirlo? La única «fórmula mágica» es elegir una franquicia que nos otorgue un trato exclusivo para nuestra región, asegurando que seremos los únicos capaces de abrir bajo su marca. Otra solución es que si la franquicia tiene previsto abrir más establecimientos en nuestra “zona de influencia”, recibamos un trato preferencial y ofrecemos planes de expansión personalizados.

  1. Leer la letra pequeña

Aunque una buena parte de las franquicias generalmente requieren un porcentaje de sus ganancias mensuales de sus franquiciados, algunas son tan abusivas que en sus términos puede cobrar hasta un 50% de todos nuestros beneficios. Y otros, aún más tortuosos, pueden obligarnos a contribuir al presupuesto anual de comunicación y marketing de la empresa.

Por F. Tips

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *