Para que haya un crecimiento real en sus ventas sin esta expectativa de un milagro que nunca llega, realmente necesitamos comprender mejor no solo cómo funciona nuestro proceso comercial, sino también cuáles son nuestros límites de comprensión en relación con nuestra realidad.

La gran arma de los buenos gerentes es precisamente aprender a observar lo que no va bien y tener la capacidad de operar transformaciones que optimicen aún más sus procesos, brindar herramientas que puedan contribuir a la agilidad, organización y personalización del servicio y más un final. factor importante es su capacidad de estar abierto a lo que aún no sabe.

En este sentido, si el gerente considera que lo que hace el éxito de una operación es sólo contratar a los mejores vendedores del mercado, tener dinero para hacer inversiones cómodas, estar en condiciones de hacer lo que crea necesario, nunca terminar encontrando oportunidades para obtener resultados.

Ser gerente significa aprender a crear oportunidades con lo que tienes entre manos antes de aspirar a otro nivel. Por eso quise defender que perpetuar una gestión comercial totalmente ligada al crecimiento pasa no sólo por la estructuración, sino también por un cambio de mentalidad fundamental.

Entendamos tal zona de confort.

Todo aquel que trabaja en el sector comercial debe haber escuchado a alguien decir: ¡Sal de tu zona de confort!. Bueno, debemos tener cuidado de comprender qué es posible y cómo podemos obtener más resultados de esta ruptura del patrón.

Creo que a pesar de ser una buena frase, se debe considerar que la zona de confort en el universo del trading no está nada mal. Cuando se habla de negocios, tener un margen de garantía trae una realidad de seguridad que es realmente importante. Además, las empresas deben estar selladas por la confianza para que todos se sientan seguros en las decisiones y aprendan a gestionarlo todo desde una perspectiva mucho más amplia.

Ahora hay una realidad de que ya no hablamos de seguridad y confianza, sino de una facilidad que termina por enyesar a personas, procesos y productos. En empresas que están realmente bien organizadas y garantizan cierta estabilidad, la estabilidad es una seña de identidad.

Sin embargo, la mayoría de las empresas aún navegan en un mercado inestable, lleno de complicaciones y atacado diariamente por competidores, compitiendo por la atención del mercado con medianas y grandes empresas.

Para que una operación comercial realmente gane notoriedad, debe aprender a desarrollar su madurez, es decir, no puede seguir haciéndolo todo de manera amateur, simplista y sin inteligencia comercial. Quien siempre actúa mediocre, siempre tendrá resultados mediocres.

El impulso del mercado es una de las mejores herramientas que necesita un gerente para poder ejecutar. En este sentido, aprender a negociar con la sensación de seguridad y control que nos paraliza puede ser un gran diferenciador. No hay que tener miedo a innovar en los procesos, insertar herramientas tecnológicas e invertir en nueva inteligencia de mercado. Hay que salir de un lugar común.

Ayuda a alguien a crecer.Comparte este texto. Para compartir

Construyendo una dirección comercial en crecimiento

Hay maneras de mejorar los resultados. Por supuesto, no depende únicamente del entrenador, sino que algunas decisiones deben pasar por la evolución de su mentalidad.

Creo que vencer los miedos con responsabilidad significa tener el coraje de invertir para reducir la falta de confianza de los equipos comerciales en sí mismos, dejar de escuchar algunas de las excusas más convencionales como «mi equipo no se compromete», “Me temo que no estaré de acuerdo”, “mi mercado no está preparado para esto”.

Para crecer, uno debe estar realmente dispuesto a aprender, dejar de ser afectado por las opiniones de otros que no ocupan el asiento del riesgo, aprender a enfrentar los desafíos de manera práctica e inspirar a las personas para que ayuden a resolver los problemas de manera mutua. traiga una realidad en la que su equipo entienda que desea trabajar en nuevas habilidades y desarrollar aún más esa mentalidad de anfitrión.

Para un cambio real en tu área comercial necesitas la ayuda de tu equipo, pero también de otros animadores. Debemos afrontar la novedad como una oportunidad de crecimiento y no como un obstáculo a lo que no da más resultados.

Si realmente necesitas salir de un lugar común dentro de tu mercado y poder entender cómo va tu gestión con cifras, datos y visiones más concretas, deja de intentar buscar crecimiento con prácticas que no conducen a resultados objetivos.

Aprende a encontrar fallas en tu gestión que te impiden desempeñarte mejor, proyectar nuevas realidades fundamentales, fijarte metas alcanzables y conquistar lugares que aún no has alcanzado en tu mercado.

Por F. Tips

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.