¿Cuál es la diferencia entre experiencia contable y experiencia contable?

Por lo general, en los negocios, la experiencia en auditoría y contabilidad van de la mano, especialmente cuando se trata de mejorar los procesos de una organización. La empresa puede implementar ambos para una mejor gestión de riesgos y una mejor toma de decisiones. Aunque la contabilidad se traduce en un campo muy amplio, que va desde la organización hasta

Generalmente, en los negocios, auditoría y la experiencia contable van de la mano, especialmente cuando se trata de mejorar los procesos de una organización. La empresa puede implementar ambos para una mejor gestión de riesgos y una mejor toma de decisiones.

Si bien la contabilidad se traduce en un área muy amplia, que va desde la organización hasta la gestión de los flujos de valor de una empresa, la auditoría y la experiencia son servicios considerados especializados.

Sin embargo, aunque estas dos tareas son similares y, a menudo, se consideran sinónimos, existen diferencias visibles entre ellas. Esto es lo que encontrará en este artículo. Siga leyendo y comprenda mejor esta pregunta.

¿Qué es una auditoría contable?

La auditoría es un proceso mediante el cual se revisan los registros financieros de una organización para ver si son precisos y cumplen con las normas, reglas o leyes aplicables.

Los auditores, generalmente socios externos, se dedican a analizar las transacciones comerciales de la empresa durante un período contable determinado con el fin de verificar si son auténticas y compatibles.

Sin embargo, la auditoría no es una actividad continua. Es solicitado por los accionistas cuando es necesario analizar transacciones comerciales. Así, la auditoría ayuda a determinar la validez y confiabilidad de la información contable representada por medio de los estados financieros.

El proceso mediante el cual se realiza una auditoría desafía la solidez de los controles y la gestión de registros de una organización, proporcionando una perspectiva externa y comentarios valiosos.

¿Qué es la experiencia contable?

Aunque los auditores y contadores tienen similitudes y diferencias, muchas empresas contratan a estos dos sobre la base del trabajo y el estudio. Si bien estos dos profesionales también son responsables de los procesos contables de una organización, el experto generalmente se enfoca más en resolver consultas y disputas.

El experto realiza un análisis integral e independiente de una empresa, incluyendo el sector financiero, las relaciones laborales y los requisitos legales, para generar un informe sobre la empresa. Su énfasis está en el aspecto científico, para resaltar cualquier controversia o inconsistencia en los procesos.

Si las cuentas no están actualizadas o en orden, el experto puede realizar importantes aportes para descubrir el origen de las irregularidades.

La planificación, la debida diligencia, la investigación, los cálculos y la respuesta a preguntas son algunas de las tareas del contador. Y, para generar un informe, se requieren inspecciones, consultas, consultas, arbitrajes, mediciones, evaluaciones y certificaciones.

Por lo tanto, las diferencias entre las misiones y los servicios de un auditor y un contador público deberían volverse más evidentes.

¿Cuál es la necesidad de auditoría y experiencia?

Ambos son profesionales estratégicos para mantener un negocio en marcha. La organización pone sus procedimientos y registros al servicio de un auditor o experto, para asegurar el cumplimiento y eficiencia operativa de la empresa. Entonces, incluso cuando no son obligatorios, es una buena práctica implementarlos.

Además, al realizar auditorías y encuestas periódicas, es posible generar más confianza entre las personas con las que trabaja y las instituciones gubernamentales.

Este trabajo puede ser realizado tanto de forma interna, mediante software, como por un especialista externo que no esté vinculado a la empresa, para que su informe sea lo más objetivo posible.

De esta forma, la experiencia en auditoría y contabilidad permitirá rastrear y resolver cualquier problema interno y transmitir una mayor confiabilidad a la empresa, además de ofrecer tranquilidad y seguridad para la toma de decisiones.

Deja un comentario