Evaluación del paciente anémico . En el estudio del paciente anémico, hay tres parámetros básicos que ayudan en el diagnóstico diferencial.

resumen

[ hide ]

  • 1 Volumen corpuscular medio de glóbulos rojos (MCV)
  • 2 reticulocitos
  • 3 Estudio de extensión de sangre periférica
  • 4 Fuente

Volumen corpuscular medio de glóbulos rojos (MCV)

Dependiendo del tamaño de los glóbulos rojos, la anemia se divide en microcíticos (< 80 microns cubes), normocytaires ou macrocytaires (> 100 micrones cúbicos). Anemias microcíticas. En general, las anemias microcíticas suelen ir acompañadas de hipocromía, ya que el tamaño de los glóbulos rojos se reduce en los casos en que disminuye la cantidad de hemoglobina (cromia). Dado que la hemoglobina está formada por una mezcla de hierro, cadenas de globina y pigmento hemo, las enfermedades en las que se produce la alteración de cualquiera de estos componentes suelen ser de pequeño tamaño.

La causa más común de microcitosis es la deficiencia de hierro, pero la anemia crónica, aunque generalmente normocítica, puede ser microcítica, al igual que las talasemias, las anemias sideroblásticas hereditarias y el envenenamiento por plomo.

  • Anemias normocíticas. La causa más común es la llamada anemia crónica o debido al uso inadecuado de hierro.

(Esta anemia a veces puede ser de células pequeñas).

  • Anemias macrocíticas. La mayoría de las anemias macrocíticas son megaloblásticas. La noción de macrocitosis, gran tamaño del glóbulo rojo, no debe confundirse con la de megaloblastosis, gran tamaño de precursores hematológicos en la médula ósea.

Por supuesto, todas las anemias megaloblásticas son macrocíticas, pero no todas las anemias macrocíticas son megaloblásticas. La anemia secundaria a la quimioterapia, la aplasia de la médula ósea, el hipotiroidismo, la enfermedad hepática crónica, los síndromes mielodisplásicos y las anemias sideroblásticas adquiridas pueden tener glóbulos rojos grandes.

La hemólisis aguda o el sangrado debido a la respuesta de los reticulocitos también pueden simular un falso aumento de MVV, ya que los reticulocitos son células más grandes que el glóbulo rojo y la máquina que los cuenta no los discrimina.

Reticulocitos

Los reticulocitos son glóbulos rojos jóvenes. Su presencia en sangre periférica refleja la función de la médula ósea. El porcentaje de reticulocitos del total de glóbulos rojos en sangre periférica es del 1% al 2%. Una medida más precisa de la producción de glóbulos rojos por la médula ósea se obtiene mediante el índice de reticulocitos corregido (IC =% de reticulocitos x (Hct del paciente / hematocrito normal) / 2, cuyo valor es igual a 1. Las anemias que se presentan con un número elevado de reticulocitos se denominan anemias regenerativas, y el prototipo de dichas anemias es la hemólisis o hemorragia aguda. Las anemias que no aumentan ni disminuyen el número de reticulocitos en la sangre se denominan anemias hipogenerativas y el prototipo es la aplasia de la médula ósea En general, un número bajo de reticulocitos suele indicar una enfermedad de la propia médula ósea o un trastorno por deficiencia, que impide que la médula ósea pueda formar glóbulos. En este sentido, una excepción sería la invasión de la médula ósea por metástasis (anemia mieloptísica), en cuyo caso los reticulocitos pueden estar aumentados a pesar de la presentación de una enfermedad de médula ósea.

Estudio de la extensión de sangre periférica

Es el estudio de la morfología de las células sanguíneas, no solo de la serie roja, sino del resto de las demás series. Ejemplo de hallazgos en la extensión de sangre periférica y su correlación con determinadas enfermedades:

  • Rodillos: disproteinemias, como mieloma múltiple.
  • Glóbulos rojos en los espolones: insuficiencia renal.
  • Dacriocitos o glóbulos rojos en lágrimas: mieloptisis.
  • Poiquilocitos (son variaciones en la forma de los glóbulos rojos) – mielodisplasia.
  • Dianocitos: ictericia obstructiva y hemoglobinopatías.
  • Puntos basófilos prominentes: envenenamiento por plomo o anemia

sideroblásticas, talasemias.

  • Policromatófilos: hemólisis.
  • Esferocitos: esferocitosis hereditaria o inmunohemólisis.
  • Cuerpo de Heinz (producido al desnaturalizar la hemoglobina) – hemólisis por oxidantes en la deficiencia de glucosa

6 fosfato deshidrogenasa o hemoglobinopatías y esplenectomías.

  • Esquistocitos fragmentados o glóbulos rojos: hemólisis traumática.
  • Cuerpo de Howell-Jolly – hiposplenismo

Por F. Tips

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *