Frottage – Notas leídas

Frotamiento. También llamada arte de la fricción, esta técnica pictórica perteneciente al surrealismo consiste en pintar con lápiz sobre un papel superpuesto sobre una superficie con relieves para reproducir la textura de dicha superficie. Fue inventado por Max Ernst en 1925 y pronto los surrealistas recurrieron a su uso con frecuencia, viéndolo como un punto de partida para la expresión de la imagen subconsciente y un estímulo para la imaginación.

Resumen

[ hide ]

  • 1 Técnica de azar
  • 2 Creación
  • 3. Resultados
  • 4 fuentes

Técnica aleatoria

Desde las primeras experiencias artísticas de la infancia, “frotar” es un proceso utilizado por el hombre durante mucho tiempo.

Frotar es una técnica gráfica que consiste en frotar una hoja de papel o un lienzo con un pigmento suave sobre una superficie elevada. Esto da una muestra de la textura del objeto o de las formas de la superficie que, dependiendo del pigmento utilizado (grafito, carbón o cera), varía las cualidades del diseño. El frotamiento se practica ampliamente en las clases de arte para niños, así como en los ejercicios de grabado.

Las posibilidades de experimentación con la técnica son inmensas porque estimula la imaginación del artista a través de un juego de asociaciones ilógicas y lo convierte en un espectador del proceso creativo. Este proceso, más bien un acto mecánico aleatorio que puede repetirse y renovarse, da como resultado una imagen cuya expresividad reside en la textura.

Creación

Desde principios de la década de 1920, Max Ernst se inspiró en la veta de un piso de madera acentuada por los años, desarrolló una serie de dibujos para colocar las hojas de papel en el piso y frotar con un lápiz suave. Las imágenes creadas se asemejaban a formas orgánicas y Ernst publicó algunos de estos dibujos en 1926 bajo el título “Historia natural”.

Este se convertiría en un método automático utilizado por los surrealistas en el que se usa un lápiz u otro dibujo y herramientas para frotar el papel sobre una superficie texturizada, creando así un “roce” resultante que deja una huella. tu huella en papel.

Ernst creó más tarde la técnica surrealista del raspado con Joan Miró, que consiste en raspar pintura seca sobre un lienzo para crear un diseño.

Resultados

Esta técnica de fricción o frotamiento automático transfiere la veta de una superficie rugosa a papel o lienzo mediante un lápiz degradado, sirviendo así como plantilla para la activación de la imaginación creativo-visionaria, al combinar una variedad de texturas de una manera ingeniosa que logra una rica propuesta artística.

Deja un comentario