GESTIÓN DE RIESGOS: CÓMO AUMENTAR EL VALOR DE LA EMPRESA

La gestión de riesgos o la gestión de riesgos es un proceso continuo. Combina actividades, métodos y recursos para permitir que la empresa crezca bien.

Combine tácticas y estrategias para comprender mejor todo tipo de causas que pueden afectar el desempeño de una organización.

Esta condición, debidamente implementada, permite poner a disposición recursos y técnicas para garantizar la continuidad de la actividad y la salud de la empresa.

De hecho, tiene como objetivo preparar un marco metodológico que proteja el desempeño controlado de todas las actividades presentes y futuras.

La gestión de riesgos también mejora la toma de decisiones, la planificación y la implementación de prioridades de forma estructurada.

También se utiliza para utilizar de manera eficiente los recursos, proteger los activos, la imagen, el conocimiento y optimizar la eficiencia operativa.

LA GESTIÓN DE RIESGOS ES UN PROCESO CONTINUO E INTEGRADO EN LA EMPRESA

La gestión de riesgos debe introducirse en la empresa a través de una política focalizada diseñada por gerentes que, a su vez, asignan roles y responsabilidades específicas.

En efecto, es un proceso gradual pero continuo que permite a la empresa analizar el impacto potencial de los diferentes riesgos en las actividades, los procesos de la empresa y los productos y servicios ofrecidos.

Las posibles amenazas al capital y las ganancias de la organización son estudiadas de acuerdo a procesos precisos que las identifican, evalúan y clasifican con extrema claridad.

Los riesgos potenciales y reales pueden surgir de una variedad de causas. Tales como errores estratégicos, incertidumbre financiera, accidentes, desastres, amenazas a la seguridad, violación o pérdida de datos vitales.

CÓMO DEFINIR LA GESTIÓN DE RIESGOS

Ya hemos visto que se trata de un conjunto de metodologías, actividades y recursos que se coordinan para monitorear el desempeño de una empresa, en referencia a riesgos.

El enfoque correcto para la gestión de riesgos es considerar el impacto que los riesgos pueden tener en los procesos comerciales, en la actividad del operador, en los servicios y productos.

Por tanto, es necesario proteger el valor de la empresa, a través de un método que permita el funcionamiento total de las diferentes áreas organizativas. Y por la conducción controlada de todas las actividades.

Como parte integral de las estrategias comerciales, la gestión de riesgos permite comprender el negocio en su estructura. E identificar, planificándolos, todas las verdaderas prioridades.

También ayuda a asignar recursos y capital de la manera más eficiente y a proteger los activos, el conocimiento y la reputación de la marca.

La gestión de riesgos le permite mejorar los procesos de toma de decisiones y optimizar la eficiencia operativa.

LA GESTIÓN DE RIESGOS ES PARTE INTEGRAL DE UNA ESTRATEGIA DE GESTIÓN VÁLIDA

Una estrategia eficaz no puede ir más allá de una evaluación correcta y constante de riesgos y prioridades. Es decir, significa aceptar parte del riesgo en un área de la organización y luego poder proteger otra.

Pero primero debemos considerar un nivel de riesgo aceptable según los diferentes campos. Solo así se podrán preparar los recursos necesarios para una buena continuidad del negocio.

Y, al mismo tiempo, se crean niveles de prioridad, donde las funciones menos críticas se colocan en segundo plano.

En un proceso cuidadoso y continuo, también es necesario identificar un equipo de personas clave que asuman roles específicos y adecuados, basados ​​en habilidades y experiencia laboral.

¿CUÁL ES EL DEBER DEL GESTOR DE RIESGOS DENTRO DE LA COMPAÑÍA?

El gestor de riesgos es el gestor que tiene, entre sus funciones, la evaluación y el control de todo aquello que atenta contra el capital y los beneficios de la empresa. Los riesgos deben ser examinados a nivel competitivo, regulatorio y tecnológico.

Las responsabilidades de esta figura directiva en particular varían en función del tamaño de la empresa y del sector en el que opera.

Otros temas que trata son la seguridad de TI, seguros, auditorías financieras e internas, variables comerciales, prevención de fraudes e investigaciones internas.

El administrador de riesgos debe ser responsable de la implementación de cada proceso de gestión operativa, limitando los riesgos, con el fin de evitar pérdidas.

En resumen, debería: planificar la continuidad del negocio y la recuperación ante desastres. Además de proteger la información empresarial vital y garantizar el cumplimiento normativo corporativo.

RESPONSABILIDADES DE GESTIÓN DE RIESGOS

Este proceso debe supervisar y mitigar los riesgos comerciales. Como los que resultan de delitos informáticos y violaciones de datos.

La protección de datos e información es una parte integral del negocio. El bienestar de la organización puede depender de la capacidad de identificar las vulnerabilidades del sistema y las amenazas potenciales a las redes de datos corporativas.

El gerente de gestión de riesgos debe desarrollar planes de acción y análisis enfocados. ¿Por qué? Para bloquear o disminuir las amenazas potenciales al bienestar de la empresa.
Y elaborar informes precisos sobre el estado de los riesgos y el avance de las actividades, destinados a gerentes, directores y empleados.

También planifica las prioridades de gestión de riesgos. E implementa estrategias de aseguramiento de la información y los riesgos que protegen y administran mejor los puntos vulnerables y las posibles criticidades relacionadas con el uso, transmisión y almacenamiento de datos.

El gerente de riesgos también es responsable de evaluar el riesgo operativo potencial causado por errores de los empleados o fallas del sistema. De hecho, estos pueden poner en peligro la continuidad de los procesos comerciales.

¿CUÁL ES LA MEJOR ESTRATEGIA DE GESTIÓN DE RIESGOS?

Una vez que se han identificado los riesgos y se ha implementado el proceso de gestión de riesgos, se pueden adoptar diferentes estrategias. Dependiendo del riesgo que surja.

Por ejemplo, puede apuntar a evitar riesgos, incluso si es prácticamente imposible evitarlos todos. Se estudia una estrategia de prevención eficaz que tiene como objetivo desviar el mayor número de amenazas que puedan surgir.

O intenta minimizar el impacto del riesgo cambiando ciertas características de un proyecto o proceso.

Otra estrategia útil es compartir el riesgo. Es decir, compartir las consecuencias de un riesgo entre los diferentes sectores de la empresa. A veces, el riesgo también se comparte con un socio comercial.

Otro punto de vista está en el mantenimiento del riesgo, es decir, en el margen de riesgo, el próximo impacto y las consecuencias. Consiste en mantener un cierto nivel de riesgo porque los costos potenciales de la gestión del riesgo son menores que el beneficio final.

¿CUÁLES SON LAS VENTAJAS DE UNA GESTIÓN ÓPTIMA DE RIESGOS?

Según expertos y académicos, los beneficios de una gestión de riesgos óptima ayudan a prevenir y, a menudo, a responder de forma eficaz a los siguientes riesgos.

  • Estratégico: vinculado a la capacidad empresarial para competir en el mercado.
  • Riesgos por globalización provocados por dependencias políticas, económicas y tecnológicas entre diferentes naciones.
  • Financiero: que incluye los riesgos que afectan la liquidez de la empresa.
  • Los riesgos puros que se crean por daños materiales que ocasionan problemas económicos a la empresa.

LAS DIFERENTES FASES DE UNA BUENA GESTIÓN DE RIESGOS

Primero, se identifican los procesos comerciales críticos y los riesgos asociados. Luego, se mapean para identificar las amenazas que podrían comprometer los objetivos comerciales.

Luego procedemos a desarrollar un plan de acción eficaz que identifica los riesgos y resuelve las debilidades. La automatización permite el uso de tecnologías como la inteligencia artificial para automatizar procesos manuales ineficientes.

Y, finalmente, existe la necesidad de monitorear y establecer métricas que ayuden a identificar brechas. Y crear parámetros de contención y control.
Todos los procesos deben ser constantes y continuos para lograr resultados válidos.

En resumen en puntos, el gestor de riesgos debe:

  • Identificar los riesgos
  • Analizarlos
  • Evaluar las posibles consecuencias
  • Mitigar el riesgo
  • Monitorear el riesgo

Deja un comentario