La diversidad biológica, fundamental para el hombre y la vida en el planeta

Hoy hay un recurso muy importante que se está perdiendo por la inconsciencia del hombre de no valorar esta riqueza para el equilibrio ecológico del planeta. Este recurso es fundamental porque es el resultado de la evolución de la vida durante millones de años, por lo que el hombre y toda la humanidad deben garantizar su protección para las generaciones futuras.

Así, la biodiversidad es un neologismo compuesto por los términos bio (vida) y diversidad (variedad). Para los biólogos, la biodiversidad es la diversidad de poblaciones de organismos y especies. Para los ecologistas, también es la diversidad de interacciones sostenibles entre las especies y su entorno (el biotopo) y el ecosistema en el que viven.

Por sí misma, la biodiversidad se denomina al conjunto de todos los seres vivos y especies que existen en la tierra y su interacción, que brinda servicios esenciales como parte fundamental del medio ambiente y proporciona a la humanidad materias primas, alimentos, agua, madera, combustibles, regulación climática. , medicinas, entre muchas ventajas ecológicas ser garante de ecosistemas y paisajes naturales para sustentar la vida en el planeta.

Así, los organismos vivos forman parte de un todo, interactúan entre sí, pero también con los elementos aire, agua y el suelo circundante. Asimismo, con el hombre que es la principal causa y responsable de la extinción de la cantidad de diversidad de especies y ecosistemas de la tierra.

Por otro lado, la diversidad biológica se pierde a través de actividades como la eliminación de seres vivos, hábitats naturales, contaminación de ecosistemas, explotación irracional de los recursos del aire, agua y suelo, deforestación, l ‘introducción de especies invasoras, entre muchas actividades humanas de interés económico, impacto social, político y cultural.

Por lo tanto, la pérdida de biodiversidad amenaza los suministros, la reducción de los servicios ambientales, la pérdida de ecosistemas que afecta la cadena alimentaria, la seguridad alimentaria, la vulnerabilidad a los desastres naturales, las oportunidades de recreación y turismo. Las actividades económicas y sociales han puesto en peligro su existencia junto con el desarrollo y crecimiento de las poblaciones humanas, provocando la extinción de un alto porcentaje de especies.

Por otro lado, la protección de la biodiversidad debe ser un tema de interés para toda la humanidad. Su conservación mantiene las funciones del ecosistema evitando los desequilibrios ecológicos. Los recursos biológicos son los pilares que sostienen las civilizaciones. Sus productos sirven de base para industrias tan diversas como la agricultura, cosmética, horticultura, construcción y tratamiento de residuos.

Sin duda, para preservar y preservar la biodiversidad, debemos preservar los ecosistemas naturales que son hábitats de esta diversidad de especies. En otras palabras, garantizar la conservación de los ecosistemas significa mantener la biodiversidad del planeta Tierra.

En este sentido, la humanidad debe actuar de inmediato para frenar el problema ambiental de la pérdida de biodiversidad, ya sea a través de la educación ambiental que concientice sobre el valor que representa en mantener el equilibrio en la naturaleza, así como promover la agricultura orgánica, consumir sustentablemente, reciclar, implementar la 3Rs de reciclar, no usar bolsas plásticas, comprar productos orgánicos, usar bicicletas, ahorrar energía, apoyar a organizaciones y grupos ambientales, denunciar de antemano a las autoridades ambientales de manera ilegal, entre otras medidas que puedes comenzar ahora para preservar la variedad de especies que te rodean.

Dicho esto, el hombre como elemento esencial de esta diversidad, debe garantizar el equilibrio ecológico de la naturaleza y para ello toda la humanidad debe conservar y proteger tanto la diversidad biológica como los ecosistemas, como una riqueza que debe ser valorada por los ciudadanos de cada país.

Finalmente, las sociedades deben conservar la diversidad, porque representa un capital ecológico de autorregulación climática y debe ser tenida en cuenta en cualquier actividad que desarrolle el hombre. En definitiva, su uso y su beneficio han contribuido de diversas formas al desarrollo de la humanidad y representan una fuente de riqueza para las generaciones presentes y futuras.

Deja un comentario