¿Por qué las mujeres musulmanas usan el velo?

Hijab , o velo, ocupa un lugar central cuando hay una batalla entre la verdad y la mentira. Este siempre ha sido un tema delicado, pero recientemente ha recibido mucha atención debido a la legislación islámica y la legislación propuesta en varios países europeos (por ejemplo, Francia, Alemania) que han prohibido el uso del hijab en instituciones gubernamentales y establecimientos educativos. Para las mujeres que usan esta prenda por convicción religiosa, la verdad es obvia e indiscutible. Para otras personas con conocimientos limitados o falta de comprensión, la cuestión del Hijab puede resultar confusa.

Es importante comprender varios puntos relacionados con el Hijab y la modestia. El primer punto es que la modestia fue la norma en la historia, hasta la última parte del siglo pasado. Si uno pudiera leer libros históricos de diferentes épocas y épocas, encontraría una modesta cobertura de las mujeres en casi todas las sociedades. El otro punto es que la modestia es un componente de muchas religiones del mundo, especialmente en el judaísmo, el cristianismo y el islam. Puede resultar sorprendente para muchos que no fue el Islam el que inventó la modestia o el hiyab. Esto existía en las leyes de las religiones reveladas antes del Islam, y los restos todavía se pueden encontrar en los libros modificados de estas religiones. Con el mensaje final dado al Profeta Muhammad (la paz y las bendiciones sean con él), se confirmó y finalizó la orden de usar el Hijab.

Esta es una realidad, ya que todas estas revelaciones provienen de la misma Fuente, Allah. María, la madre de Jesús (Dios exalte su mención), rara vez es retratada sin un velo tradicional y cualquiera podría asumir que era musulmana. (Lo que era, por supuesto). Hoy en día se pueden encontrar mujeres judías y cristianas que cubren lo mismo que las mujeres musulmanas. Es uno de los lazos comunes que comparten estas tres grandes denominaciones.

Más que un símbolo religioso

Hijab representa la sumisión de una mujer a su Creador y su conexión con la fe. Refiriéndose a esto, Allah el Todopoderoso dice: “Es más apropiado que sean conocidos …” Pero aunque el Hijab es un símbolo, el significado real es mucho más que eso. Los siguientes propósitos y funciones de Hijab aclararán este punto.

El hijab es una prueba para las mujeres musulmanas. El Corán y los Hadices dejan en claro que el Hijab es una obligación religiosa que la mujer debe cumplir. No hay diferencia académica en este punto y la Ummah musulmana lo aplicó hace más de 14 siglos. Cuando una mujer musulmana usa un hiyab, está obedeciendo y sometiéndose a Dios. Los siguientes versículos del Sagrado Corán se refieren a la naturaleza obligatoria del Hijab:

“Y dile a los creyentes que bajen la vista y mantengan sus genitales y que no muestren sus adornos – excepto lo que se les vea – y que extiendan sus encajes sobre sus escotes. Y solo muestre sus adornos a sus esposos o padres o padres de esposos o hijos o hijos de esposos o hermanos o hijos de hermanos o hermanas o esposas o esclavos, ya sean propios o sirvientes, entre hombres, privados del deseo carnal, o de hijos. que aún no han descubierto la parte pudendo de la mujer. Y que no golpeen el suelo con los pies, para que sepan lo que esconden de sus ornamentos. ¡Y, todos ustedes, arrepiéntanse, vuélvanse a Allah, oh creyentes, con la esperanza de ser bendecidos! ” [Holy Quran 24:31]

Allah también dice:

” Profesor ! Cuéntaselo a tus esposas e hijas y a las esposas de los creyentes que se esconden en sus ropas. Esto es más apropiado, para que sean reconocidos y no acosados. Alá es indulgente, misericordioso. ” [Holy Quran 33:59]

Una mujer que lleva un Hijab se libera del deseo vago y egoísta de mostrar su belleza y competir con otras mujeres a su alrededor.

Es un deseo innato que se ve exacerbado por exhibiciones despreciables y domesticado por la modestia y la tapadera. Con el Hijab, una mujer no necesita estar a la altura de las expectativas de la sociedad sobre lo que es deseable, y ya no necesita usar su belleza para ser reconocida o aceptada por quienes lo desean.

En el capítulo de Al-Ahzaab mencionado anteriormente, Allah el Todopoderoso dice lo que significa “Esto es más apropiado, para que sean reconocidos y no acosados”. Por lo tanto, una de las funciones del Hijab es proteger a las mujeres del abuso y el daño. Esto incluye, en particular, diversas formas de abuso y acoso sexual, que prevalecen en sociedades donde pocas mujeres cubren. Los hombres a menudo reciben señales contradictorias y piensan que las mujeres quieren sus avances en la forma en que lucen sus cuerpos. El hijab, por otro lado, envía una señal a los hombres de que la portadora es una mujer modesta y casta, que no debe ser acosada.

Deja un comentario