La retroalimentación es un fenómeno de comunicación. Podría definirse como esta retroalimentación en la comunicación efectiva. En todo proceso de comunicación, hay dos elementos principales: un remitente y un destinatario. La retroalimentación ocurre en el medio cuando el destinatario responde al remitente.

El concepto que estamos analizando aquí se utiliza en una amplia variedad de contextos: en el mundo empresarial, el Ciencias Sociales , la propia comunicación o psicología . El anglicismo de retroalimentación se usa como sinónimo en el lenguaje común.

Escenarios de retroalimentación internos y externos

Podemos hablar de feedback interno o feedback, es decir, el que se produce en nosotros a través de las sensaciones que tenemos frente a algo. Supongamos que estamos nerviosos en algún tipo de situación (en este caso, nos ha afectado una emoción de la que podemos sacar conclusiones). También está la retroalimentación externa, que nos llega del contexto que nos rodea. Asimismo, es posible distinguir entre comentarios negativos y positivos.

El primero no nos proporciona ninguna información relevante (por ejemplo, si alguien nos dice que algo que hemos hecho está mal pero no dice nada más al respecto). En positivo, el destinatario proporciona información valiosa al remitente (por ejemplo, para que pueda mejorar de alguna manera). Obviamente, la retroalimentación positiva es más valiosa porque es posible sacar conclusiones y cambiar un estrategia o un hábito .

La retroalimentación es útil para enriquecer la comunicación, ya sea que emane de una persona, entidad o sistema donde hay una interacción. Al mismo tiempo, sirve como refuerzo cuando se presenta de manera constructiva.

Revisión de la dinámica de la empresa

La idea de feedback de una empresa implica un deseo de cambio, es decir que hay un objetivo de mejorar un comportamiento , un servicio o una directiva organizacional. La retroalimentación no debe confundirse con la crítica, ya que la crítica (especialmente si es destructiva) generalmente no tiene una función estratégica.

La retroalimentación está destinada a ser una herramienta útil en el funcionamiento de una empresa. Para ello, es importante que sea un proceso permanente y no algo esporádico (tener dos reuniones al año para analizar los resultados son insuficientes y poco operativos). Se debe implementar un sistema de retroalimentación de experiencias, es decir, un metodología que permite analizar la información (conocer la opinión del cliente es fundamental para mantener la calidad y tomar decisiones rápidas). La retroalimentación no debe confundirse con el debate permanente, ya que se trata de evaluar procesos objetivos y las opiniones tienen una base empírica.

Comentarios de prueba

Probablemente esté familiarizado con el «juego de los rumores». Una persona recibe un mensaje (una noticia por ejemplo) que debe transmitir a otra. El destinatario no tiene la oportunidad de preguntar o aclarar sus dudas sobre lo que se está interpretando; el remitente no tiene la oportunidad de saber cómo se recibió su mensaje, por lo que no recibe ningún comentario.

Esta segunda persona transmite lo que ha entendido a una tercera persona; que a su vez llegará a un cuarto, y así sucesivamente. Pero aún sin posibilidad de retroalimentación.

Lo que finalmente interpreta una quinta o sexta persona es a menudo muy diferente de lo que lee la primera persona.

La causa del malentendido es, en gran medida, la negación de la posibilidad de que los remitentes ajusten sus mensajes de acuerdo con lo que han entendido los destinatarios; falta de retroalimentación.

Con esta simple actividad, o algunas de sus variaciones, puede demostrarle a un grupo la importancia de la retroalimentación en la comunicación interpersonal para transmitir mensajes de manera efectiva y precisa.

Por F. Tips

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *