El joven rico era un judío de clase alta, un hombre importante en su sociedad. Procuró vivir según los mandamientos de Dios y quiso saber cómo recibir la salvación. Así que fue a Jesús. Pero la respuesta de Jesús reveló un gran problema en la vida del joven rico: su amor por las riquezas.

Una vez, durante el ministerio de Jesús, un joven rico vino a hablar con él. Se arrodilló ante Jesús y le preguntó qué tenía que hacer para heredar la vida eterna. Jesús notó que el joven lo había llamado «buen maestro» y respondió que solo Dios es bueno ( Marcos 10:18-19 ). Luego le recordó al hombre los Diez Mandamientos.

El joven rico respondió que conocía y obedecía los mandamientos de Dios desde muy joven. Jesús sintió amor por el joven y le dijo lo que necesitaba para salvarse: tenía que vender todo lo que tenia y dar el dinero a los pobres. Entonces debes seguir a Jesús. Al oír esto, el joven se alejó triste, porque tenía mucha riqueza y no quería prescindir de ella ( Marcos 10:21-22 ).

Cuando el joven se fue, Jesús les dijo a sus discípulos que es muy difícil que un rico entre al Cielo ( Mateo 19:23-24 ). Esto dejó a los discípulos con la duda: ¿es posible entrar al Cielo? Entonces Jesús les dijo que todo es posible para Dios, ¡incluso lo que es imposible en términos humanos! Pedro mencionó que él y los otros discípulos habían dejado todo para seguirlo y Jesús les aseguró la recompensa eterna ( Lucas 18:28-30 ).

La Biblia ya no nos habla del joven rico ni de lo que le sucedió después de este encuentro con Jesús.

Ver también: ¿puede un cristiano ser rico?

¿Por qué Jesús le dijo al joven rico que vendiera todo lo que tenía?

Jesús sintió amor por el joven rico, que tanto trabajó para agradar a Dios y heredar la vida eterna. Así que le mostró el área que necesitaba ser abordada en su vida para ser verdaderamente salvo. Su amor por el dinero aún no había sido superado. El joven rico estaba demasiado apegado a su riqueza.

Jesús no estaba enseñando que es necesario dar dinero para ser salvo. Nadie puede comprar la salvación. Es un regalo gratuito de Dios. Nos salva sin merecerlo, simplemente porque nos ama ( Efesios 2:8-9 ). La cantidad de dinero que ganamos o damos es irrelevante para la salvación.

Amar a Dios por encima de todo significa que nada es más importante que Él. A veces nos enfrentamos a decisiones difíciles en las que seguir a Jesús significa perder las cosas que tenemos, como el dinero, la familia o el trabajo. En estos momentos, tenemos que decidir si Jesús es realmente lo más importante en nuestra vida. El joven rico probablemente no se había dado cuenta, pero su riqueza se había convertido en un ídolo, algo que era más importante para él que Dios. Necesitaba aprender a valorar menos el dinero y poner toda su confianza en Dios.

Leer más: ¿Qué significa amar a Dios por encima de todo?

¿Es la historia del joven rico una parábola?

No, la historia del joven rico no es una parábola. Las parábolas son historias cortas inventadas para explicar verdades complejas de una manera fácil de entender. La historia del joven rico realmente sucedió. Era una persona real, que conoció a Jesús en un momento en que Jesús viajaba de pueblo en pueblo, predicando y sanando. Jesús usó esta situación real para dar una valiosa lección sobre la riqueza y el amor a Dios, pero no fue una parábola.

Por F. Tips

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.