m s 25

La saga de culto de 5th Cell, Scribblenauts, regresa con un enfoque ligeramente diferente al habitual, ingresando al territorio de los juegos de mesa. Analizamos lo que nos ofrece esta nueva obra llamada Scribblenauts Showdown.

Desde que debutó hace casi una década en la Nintendo DS, la serie Scribblenauts siempre me ha parecido que tiene un mérito inmenso. Sin ser en absoluto una serie por la que tengo una devoción particular, reconozco que su planteamiento general es muy interesante y, además, aumenta la imaginación y creatividad jugadores de una manera increíble … especialmente los más pequeños. Es una de esas producciones que enriquece nuestra industria, al menos en mi opinión.

Los desarrolladores de esta nueva edición de la franquicia quisieron cambiar un poco lo que se ha disfrutado en esta saga durante tantos años con su nueva obra, Scribblenauts Showdown. Sí, porque aunque en esta ocasión podamos seguir disfrutando de un modo aventura que nos anima a seguir adelante y que os cuento enseguida, la gracia de esta versión se centra en su juego de mesa Moda. Una idea que me parece plausible pero que se ha quedado a mitad de camino.

Lo más destacado de El choque de scribblenauts Es precisamente este doble aspecto el que presenta, algo que no suele ocurrir en la gran mayoría de títulos que aparecen en el mercado. Se agradece enormemente la posibilidad de poder jugar tanto en modo Sandbox (Aventura) como en Versus o Showdown (multijugador), aunque se quede un poco en tierra de nadie por ambos lados.

Scribblenauts: Ha llegado el enfrentamiento. Tráiler de lanzamiento

¿Dos juegos en uno?En cuanto al primero, el modo sandbox , es la clásica aventura que siempre nos ha ofrecido esta franquicia. A través de diferentes fases que nos presentan todo tipo de situaciones, muchas de las cuales son muy locas, tenemos que usar nuestra imaginación para crear objetos que nos permitan superar los acertijos que se nos presentan. ¿Están los gánsteres tratando de matarnos a nosotros y a otros personajes incontrolables? ¿No hemos llegado a una zona concreta del escenario? Pues bien, podemos utilizar la herramienta de turno para escribir la palabra que queramos (lanzacohetes, avión, dragón, tanque, etc.) para que justo después y, como por arte de magia, el objeto (o personaje) aparezca ante nosotros para ayudarnos en nuestro tarea correspondiente. Y desde que 35.000 palabras se han aprovechado, las oportunidades que tenemos son increíbles.

Puedes crear los personajes que quieras (y también los objetos) usando un editor simple pero bastante eficiente.

La gracia de este enfoque es que le permite ir más allá de cada acertijo o situación de diferentes maneras, siendo una de esas experiencias extremadamente rejugables. Y dado el carácter efímero de esta modalidad en esta ocasión, que gira en torno a cuatro o cinco horas, se agradece mucho esta rejugabilidad. Es cierto que tenemos el aliciente de conseguir estrellas, elementos que nos permiten conseguir ciertos extras como atrezzo, nuevos personajes y demás, pero eso no es suficiente.

Por ello, es posible que los seguidores de esta saga queden algo decepcionados por este tipo de juego, el tradicional, ya que esta opción ha quedado relegada a un segundo plano. Y el motivo es lo que comenté hace un momento: su nueva orientación hacia Mario Party … pero salvando muchas distancias.

La gracia de este Scribblenauts se centra en su modo de juego de fiesta.Efectivamente, la gran novedad que se ha introducido en esta obra de la saga Scribblenauts es su apuesta por multijugador competitivo . Hasta cuatro jugadores pueden participar en una colección de eventos, ni muy original ni numerosa. Sí, porque solo se han integrado unos 25, una cifra demasiado baja que no se puede comparar con lo que suele presentarse en los títulos de referencia en el ámbito de los juegos de mesa.

Los minijuegos son relativamente entretenidos, pero su número es insuficiente y supone un gran problema.

Bailar sin parar intentando pulsar los botones de cambio que aparecen en la pantalla, pescar, soplar globos o participar en curiosas carreras a lomos de determinados animales son algunos ejemplos de lo que nos espera en estas competiciones. Unas pruebas que, según la subcategoría seleccionada, se pueden disfrutar tanto a pelo como con tablero y cartas especiales de por medio. ¿Y cómo funcionan estos minijuegos? Bueno … hay de todo. Es decir, algunas de estas mini-pruebas tienen su gracia mientras que muchas otras carecen de ella, disminuyendo parte de la jugabilidad que El choque de scribblenauts está fanfarroneando. Quizás estos minijuegos sean más del agrado de los más pequeños que de otro tipo de jugadores, pero eso es un reconocimiento personal.

Lo que está fuera de toda duda es la ambición mostrada por los desarrolladores con esta nueva obra de la serie Scribblenauts. Una edición que ha intentado ofrecer la jugabilidad clásica de la saga pero completándola con un nuevo aspecto de juego de fiesta. Desafortunadamente, ninguno de los dos es lo suficientemente convincente como para brillar, quedando a medio camino entre los dos. Y eso es una pena, porque con un poco más de contenido en ambas partes el resultado hubiera sido mucho más sólido.

En modo libre, podemos utilizar multitud de palabras para crear objetos de todo tipo, dando lugar a situaciones muy divertidas.

En cuanto a su acabado gráfico, probablemente ya sepa qué esperar de Scribblenauts Showdown. El diseño de los personajes es bastante sencillo aunque destaca su línea estética y las divertidas animaciones de cada uno. Y en cuanto a su apartado sonoro, las melodías son relativamente alegres y vivas y no son molestas, mientras que los efectos son más bien secundarios.

«Ordinario»

El choque de scribblenauts

Scribblenauts Showdown se distingue por ofrecer dos diseños de juego diferentes, un juego de aventuras y un juego de mesa. Una propuesta bastante ambiciosa que lamentablemente quedó a mitad de camino porque en ninguno de los dos aspectos logra destacar, quedando algo limitada en muchos aspectos. Un inconveniente que seguramente se resolverá en una supuesta segunda parte …

  • Dar dos juegos en uno siempre es una buena idea
  • Algunos minijuegos son realmente divertidos
  • Su sencillez lo hace apto para una gran cantidad de usuarios
  • El modo Sandbox y los minijuegos están al alcance de la mano
  • Ninguno de los modos de juego es tan sólido como debería ser
  • Muchas pruebas multijugador se vuelven repetitivas

Por F. Tips

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *